diciembre 5, 2008 -

Estrategia de inversión: Noviembre 2008 – La crisis cambia de régimen

Enviar a un amigoEnviar a un amigo ImprimirImprimir

La “Estrategia de Inversión” presenta las diferentes alternativas de asignación de activos que se efectúan en las carteras de BNP Paribas Asset Management. La estrategia de inversión resulta del análisis de numerosos factores (como por ejemplo, la situación económica general, las tasas de crecimiento y los ratios financieros, estimaciones de valoraciones del mercado, análisis técnicos)”

La crisis cambia de régimen

El nerviosismo de las plazas bursátiles llegó a su paroxismo en octubre; el índice que mide la volatilidad en el S&P 500, que era del 40% a finales de septiembre, alcanzó el 80% el día 27. Las evoluciones en el mercado de divisas (especialmente el alza del dólar y del yen) traducen la inquietud de los actores intervinientes y los importantes movimientos de capitales que se están llevando a cabo. La caída de un 40% del precio del petróleo desde finales de septiembre (inferior a 60 dólares para el barril de WTI) no refleja solamente consideraciones fundamentales.

Octubre quedará quizás como el mes en que la crisis financiera pasó de una fase aguda (bloqueo del mercado interbancario) a una fase menos inestable (contagio a la esfera real, incluso en los países emergentes) pero que podría ser más larga.

Esfuerzos renovados, multiplicados, acrecentados

Los gobiernos y los bancos centrales del mundo entero han multiplicado los anuncios de medidas destinadas a restablecer la confianza de los hogares y de las empresas y el funcionamiento normal de los mercados financieros, en particular el canal del crédito. Las autoridades monetarias han sido muy activas desde la bajada coordinada del 8 de octubre: nuevas bajadas masivas de tipos rectores decididas en reuniones programadas (FED, BCE, BoE, RBA, BoC, e incluso BoJ…) o en consejos excepcionales (BNS). En sus comunicados, los bancos centrales destacaron la degradación de las perspectivas económicas y la intensificación de las turbulencias financieras. La flexibilización de la política monetaria va acompañada de medidas destinadas a garantizar el desbloqueo del mercado del crédito interbancario y muchos países han anunciado planes fiscales.

Un poco de paciencia

Las medidas tomadas son excepcionales (pactos de recompra inversa a tipo fijo, ampliación de los colaterales aceptables, garantía estatal de las emisiones bancarias…) y están dando sus primeros resultados. La bajada de tipos interbancarios es ahora bastante sensible pero los volúmenes tratados en el mercado son limitados. La amenaza de un racionamiento del crédito pesa sobre los agentes económicos. El tiempo que pasa es a la vez un elemento positivo (« hasta ahora se ha evitado la crisis sistémica ») y un motivo de impaciencia (« la crisis se está prologando »).

Las previsiones sobre el crecimiento económico y sobre las perspectivas de beneficios han sido drásticamente revisadas a la baja. Desde luego, estos elementos no son favorables al mercado de renta variable, más aún cuando la visibilidad es muy escasa. La aversión al riesgo debería mantenerse alta en la totalidad de los mercados financieros con mayores dificultades para los títulos de los sectores cíclicos. Las valoraciones de la renta variable son atractivas, en términos relativos respecto a la renta fija gubernamental pero también en términos absolutos. Estas consideraciones sobre la valoración serán tomadas en cuenta en las decisiones de inversión sólo si vuelve la visibilidad, cosa que no sucederá antes de los primeros signos de una mejora coyuntural. Después de haber puntualmente aplaudido los anuncios de los diversos planes de reactivación y de sostén al sector financiero, los inversores parecen esperar elementos más tangibles. Mientras tanto, la neutralidad en la renta variable sigue justificándose en un contexto económico y de mercado siempre difícil.

Leer el documento

Fuente: BNP Paribas Asset Management